martes, 6 de mayo de 2008

Kami of the Crescent Moon

Robar cartas mola. Hacer que las robe el otro, a veces también. Es por eso que las cartas como la Howling Mine molan.

Muchas veces, las barajas de descarte agobian sobremanera al rival, y este acaba por quedarse sin cartas, con lo que hay que ayudarles un poquito para que tenga cartas que le podamos hacer descartar, que si no el Megrim no hace daño y no hay forma de ganar.

Hacerlo en una baraja azul igual es un poco una locura, pero bueno. La ventaja de esta carta respecto a la Howling es que además puede servir para parar algún bichejo enemigo, que tampoco viene mal.

2 comentarios:

hipnox dijo...

no soy muy amigo de dar de robar al rival, y en las barajas de descarte por eso, prefiero the rack a megrim. Una vez le vacias la mano a pillar todos los turnos jejeje,

saludos

Juzam Djinn dijo...

Es otra forma de verlo...